Aún a día de hoy hay muchas dudas sobre el origen del nombre de la isla de Formentera. Los historiadores no terminan de ponerse de acuerdo y existen muchas teorías al respecto. La más extendida es la que argumenta que Formentera es una derivación de la palabra latina ‘frumentaria’, que significa trigo. De hecho, el escudo heráldico de Formentera muestra una gavilla de trigo en referencia a esta teoría.

Sin embargo, este nombre indicaría que el trigo sería muy abundante en la isla. Cosa muy improbable debido a la tierra árida y suelos pobres de Formentera.

Otra teoría indica que el origen del nombre de la isla surge a partir de otra palabra latina, ‘promontoria’. Esta palabra significa promontorios, en referencia a la visión desde la distancia de las elevaciones de la Mola y es Cap de Barbaria.

La palabra ‘frumentarius’ también ha generado otra teoría. Su significado en latín como comerciante o cultivador de trigo, también abarcaría el concepto de proveedor de alimentos. Esta teoría tendría sentido cuando los ibicencos utilizaban la isla para el paste del ganado o para cultivos.

La isla, además de Formentera, también ha recibido otros nombres como el de los autores clásicos que la llamaron Ophiusa (isla de las serpientes) o Colubraria (también en referencia a estas). Los turcos en el s. XVI la llamaron Koyunluca, ‘la isla de las ovejas’, mientras que a finales del s. XIX y principios del XX, cuando la emigración se llevó a buena parte de la población masculina, Formentera fue llamada popularmente la isla de las mujeres.