La isla de Formentera es un espacio natural donde abundan las sabinas y los pinos, pero que tiene a las higueras como uno de los árboles más característicos de la pequeña de las Pitiusas. Son muchas las higueras que podrás ver en tu visita a la isla. Unos árboles que llamarán tu atención por su particular tamaño y forma.

Dice el escritor Jorge Demerson en ‘Leyendas de Ibiza’ que Ibiza fue en su día el paraíso de Adán y Eva, y que su famosa manzana fue en realidad un dulce higo. Tras aquel episodio que cortó el destierro de ambos del paraíso, la higuera tomó cargo de conciencia por haber sido el árbol del fruto prohibido, por lo que se retuerce en su pesar y adquiere esas formas hipnóticas y serpenteantes tan particulares de las higueras de las Pitiusas.

Otro rasgo característico de estos árboles en Formentera son sus muletas o estalons. Estacas clavadas en el suelo con forma de Y que sirven para sostener sus largas ramas y crear formas de hongo que permiten dar amplias zonas de sombra y facilitar la recogida de sus higos.

La mayoría de estos árboles se encuentran en fincas privadas en la zona central de la isla. Las más conocida y protegida es la higuera Na Blanca, la más grande de Formentera ocupando una superficie de unos 350m2 y un diámetro de unos veinte metros.