Si lo que buscas son unas temperaturas más cálidas que en la península, tranquilidad y vivir la experiencia de Formentera sin la masificación de los turistas, entonces el invierno es tu época ideal para visitar la isla.

Aunque no dispongas de la totalidad de alojamientos y restaurantes abiertos, el invierno en Formentera sigue siendo muy vivo y te permitirá disfrutar de la isla de una manera diferente. A pesar de que no sea época de bañarse en el mar o tomar el sol, recorrer las playas de Formentera en invierno y verlas desiertas es un auténtico placer. Pasea por Ses Illetes, Migjorn, la playa de Llevant, cala Saona y muchas más. Solo con el mar y el viento como protagonistas.

Acércate hasta el mirador de Formentera y deslúmbrate con esta vista que te permite divisar casi la totalidad de la isla. Una foto fundamental en tu viaje.

Otras dos fotos que no puedes perderte son las del faro de La Mola y el de Cap de Barbaria. En invierno podrás hacerte sesiones enteras de fotos sin que nadie te moleste ni se te cruce. ¡Ah! Y no te olvides de las torres defensivas. Otro icono de la isla.

Visita sus pueblos y degusta los platos típicos de la isla sin necesidad de reservar tu mesa. Encontrarás sitio seguro.

Y si te gusta caminar o andar en bici, puedes recorrer Formentera por sus rutas verdes. Ideales para transitar en invierno sin el calor sofocante de los meses estivales.