El trigo xeixa (Triticum aestivum) es una variedad de trigo cultivada en Formentera desde la antigüedad con el objetivo de fabricar pan. Sin embargo, su cultivo se desplomó a finales del pasado siglo en favor de otras variedades de trigo más rápidas de cultivar y más consumidas de manera generalizada.

Sin embargo, la Cooperativa del Campo de Formentera ha recuperado el cultivo del trigo xeixa para la elaboración de pan de manera local, con cultivos tradicionales y de manera ecológica. De esta manera, se produce un pan natural, integral, muy digestivo y bajo en gluten.

Esta variedad de trigo es muy apreciada por personas que quieren hacer pan con un sabor como el de antes. Un trigo de tallo muy alto, de espiga laxa con aristas muy largas y abiertas en la madurez, con grano de forma oblonga, con el surco muy marcado, de color dorado con tonalidades rojizas y de textura harinosa al romperse. Y, sobre todo, una variedad que se adapta a cualquier tipo de terreno y a las inclemencias meteorológicas.

El pan de xeixa es ideal para comerlo solo o acompañado de sobrasada, queso o aceite y dura cuatro o cinco días bien conservado. Si vienes a Formentera, pregunta por él en las panaderías de la isla. Seguro que lo disfrutas.