Una de las visitas obligadas para aquellos que pasan varios días de vacaciones en Formentera es descubrir la cercana isla de S’Espalmador. Un islote virgen situado al norte de la playa de Illetas a la que, en días de marea baja, se puede llegar incluso a nado. Muchos son los turistas que toman los pequeños ferrys que parten desde La Savina dirección a S’Espalmador para pasar un día de sol y de playa en un entorno natural sin bares, restaurantes, hoteles ni ningún tipo de construcción.

Sin embargo, lo que muy pocos conocen es que este precioso islote de nuestras costas es privado y que esta condición la mantiene desde hace ya muchos años. Allá por el año 1932, el propietario de la isla era el ibicenco Carlos Tur, quien por aquel entonces vendió S’Espalmador al británico Bernard Cinnamond por 42.500 pesetas de la época. Tras el fallecimiento de este, la isla pasó a estar en manos de sus dos hijos, Norman y Rosy Cinnamond, quienes volvieron a vender la isla en 2018 a una familia de Luxemburgo por 18 millones de euros.

Pese a ser una isla privada, su acceso público está permitido. Además, al estar enclavada en el espacio natural protegido de Ses Salines, el actual propietario está obligado a respetar la normativa que impide levantar en la isla de cualquier tipo de construcción.

S’Espalmador es una isla de casi 3 kilómetros de longitud y 800 de anchura. Un espacio idílico para disfrutar de un día de playa tranquilo y relajado. Si no la conoces, acércate hasta el puerto de La Savina y toma rumbo hacia el paraíso dentro del paraíso.

Please follow and like us: