La primera presencia de un ser humano en Formentera se encuentra relacionada a la Edad de Bronce, específicamente cuando se construyó el sepulcro de Ca na Costa que fue descubierto en el año 1974. Este monumento de origen funerario, fue construido entre el año 1900 y 1600 a.C., mediante su descubrimiento se pudo confirmar la existencia de una población estabilizada  y organizada en los principios de la Edad de Bronce. Sin embargo, se establece que esto ocurrió unos mil años antes de que los fenicios lograran instalarse en Ibiza.

Iglesia de San Francisco

No hay referencias históricas ni antropológicas de que la isla haya sido poblada tras las invasiones visigodas. Sin embargo, por lo menos a partir del siglo XI, específicamente durante la ocupación árabe, esta isla contaba con una población suficientemente estable. Esto es algo que se puede confirmar en base a los restos de viviendas, pozos y aljibes de esta época. Las tropas de Jaime I de Aragón que eran comandadas por el arzobispo Guillermo de Montgrí, conquistaron las Islas Pitiusas en el año 1235, las cuales fueron incorporadas a lo correspondiente del Reino de Mallorca. Formentera en ese momento estaba aún habitada por sarracenos, que según el relato del Llibre dels Feyts que fue escrito por el mismo Jaime I de Aragón, esto forma parte de las cuatro grandes crónicas de carácter medieval de la Corona de Aragón. Durante el resto de la Edad Media y la época del Renacimiento, la Isla de Formentera se encontró poblada de forma ocasional por habitantes de la isla de Ibiza, principalmente.

Faro de la Savina

En el año 1695 se produjo el repoblamiento definitivo de la isla que fue realizado por pobladores originarios de Ibiza. Esto sucedió tras la donación de la isla a los ibicencos Marc Ferrer y Toni Blanc, evento que fue realiado en forma de pago por los servicios prestados. Años después, específicamente en el año 1726, se construyó la primera iglesia de la Isla de Formentera, que fue dedicada a San Francisco Javier. Esta iglesia fue construida como una especie de fortaleza en la que podían refugiarse de cualquier ataque generado por los piratas. Sin embargo, algunas torres de defensa y vigilancia ubicadas en el litoral permitieron complementar el sistema de defensa de la isla convirtiendo el repoblamiento de forma definitiva. Con el transcurso de los años, se fueron creando núcleos de población de mediano tamaño que eran realizados en torno a las iglesias que se estaban construyendo paulatinamente. No obstante, la mayoría de la población se encontraba diversa en pequeñas casas de campo. Hacia mediados del siglo XVIII,  la población de la isla era de aproximadamente cuatrocientas personas y a finales del siglo XIX superaba los 2.000 habitantes.

Creación del Consejo Insular

Después de la creación de un Consejo Insular, los partidos políticos y toda la población de la isla de Formentera querían la segregación total, ya que en un artículo de la Constitución Española del año 1978 se plantea una serie de dudas. Por ejemplo, en las provincias insulares, cada isla o agrupación de islas que cuenten con Consejo Insular, tendrá que constituir una circunscripción con respecto a la elección de Senadores. Correspondiendo tres a cada una de las denominadas islas mayores que son Gran Canaria, Tenerife y Mallorca. Entonces, en base a esto, cada uno correspondía a las islas menores o agrupaciones que son Ibiza y Formentera, Menorca, Gomera La Palma, entre otras.  
Please follow and like us: