La comida, playas, paseos y hoteles no son lo único por lo que debemos recordar Formentera. También, hay varias actividades muy divertidas, exigentes y emocionantes a las que puedes sacarle provecho.

Barranquismo

Para los turistas de alto rendimiento, nada como hacer Barranquismo o canyoning en los rocosos acantilados de las costas de Formentera e Ibiza. Para ello, se realizan excursiones en las cuales los participantes surcan con zancadas, brazadas y escaladas estas atracciones naturales. Las zonas donde encontrarás a los guías para este deporte son: La Savina, Santa Eulalia, Es Pujols y San Francisco de Formentera.

Buceo

Esta es una de las prácticas más comunes en toda la región de las Islas Baleares. Formentera, posee lugares perfectos para practicar este deporte tan excitante. Ello, gracias a sus playas cristalinas y profundas gracias a los abundantes arrecifes de la zona. Puedes visitar: Calo S´ Alga, S´ Estanyol y Can Marroig.

Pesca

No hay algo que disfruten más los turistas de todas las edades que una buen amanecer o atardecer en el mar. Obviamente, para recoger algún fruto marino, compartir con la familia y amigos, avistar delfines e incluso, comer a bordo. La pesca, es una constante en algunas zonas muy visitadas de Formentera. Por lo que, si viajas a sus alrededores, podrás disfrutar pescando en las siguientes zonas: La Savina y Sant Antoni.

Surf y Windsurf

El deporte de los osados y amantes de la adrenalina, seas surfista o practicante de windsurf, Formentera tiene playas de culto para estas disciplinas.  Entonces, si visitas esta hermosa isla, es menester que vayas a: Es Caló, S´ Arenal, S´ Alga, Ese Illetes y Sa Roqueta.

Paseo en barco

Una costumbre para viajeros de todas las edades, para contemplar las bellezas naturales que ofrece esta bella isla de las Baleares. Como sea, en yate, lancha o velero, nada como un recorrido en las aguas y costas paradisíacas de Formentera. Los sitios para disfrutar de esta hermosa experiencia son: Sant Ferran de ses Roques, La Savina, Ibiza y Santa Eulalia.
No hay excusa para no recrearse y contemplar todo el esplendor de la Isla de Formentera. Además, sus puestas de sol, comida mediterránea y contacto con turistas de todas partes del mundo, harán de tu viaje, una experiencia única.