Uno de los mayores logros de la isla de Ibiza es conseguir el título de Patrimonio de la Humanidad, gracias a tres lugares destacados dentro de la isla. Estos lugares siempre han recibido gran atención por parte de los turistas, en parte también a la gran promoción turística que el ayuntamiento de Ibiza hace a dichos lugares. También es importante destacar que uno de estos lugares es uno de los pocos bienes Patrimonio de la Humanidad que se consideran mixtos, combinando bienes culturales con naturales. Los tres lugares mencionados que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad son la ciudad amurallada de Dalt Vila, los restos de Sa Caleta (un antiguo poblado fenicio) y las praderas de Posidonia Oceánica, situadas en las aguas entre Ibiza y Formentera, que constituyen uno de los mayores parajes de flora acuática del Mediterráneo. Dalt Vila es probablemente el más famoso de los tres, considerado como uno de los monumentos militares de defensa más importantes del siglo XVI, debido en gran parte a su papel vital en la defensa de la isla de Ibiza de los ataques piratas a lo largo de la historia. Las murallas son espectaculares, pero la recomendación más habitual es visitar la ciudad por dentro para visitar todas las calles, los baluartes y descubrir las espectaculares vistas de las que podemos disfrutar si subimos hasta la zona alta de la ciudad. Sa Caleta es conocido por ser uno de los primeros asentamientos humanos de la isla de Ibiza, por parte del pueblo fenicio. Su cultura fue una de las más importantes dentro de la historia de la isla, y gracias a su alto conocimiento del comercio la isla pudo prosperar comprando y vendiendo las mercancías que se podían extraer de la isla. Visitar la playa de Sa Caleta para admirar las ruinas del antiguo asentamiento es una visita casi obligada. Por último, las praderas de Posidonia son uno de los lugares de interés de la isla con menos afluencia de turistas, aunque en los últimos años el ayuntamiento de Ibiza está dándole mucho impulso para hacer que cada vez más gente conozca esta espectacular llanura subacuática, cubierta de Posidonia Oceánica, una de las plantas acuáticas más escasas del mundo. Muchos lugareños consideran las praderas de Posidonia como el equivalente acuático al bosque del Amazonas, debido a que su gran tamaño y su diversidad en fauna y flora hacen que formen un ecosistema único.  
Please follow and like us: