El otoño ya está aquí. Bueno, técnicamente todavía faltan unos días para que llegue oficialmente, pero en toda la península ibérica ya hemos empezado a notar el efecto que tiene otoño en el clima de nuestro país, sobretodo después de un caluroso verano. El fresco empieza a ocupar muchas más horas del día, y los pantalones cortos y las sandalias se ven sustituidos por ropa y calzado más de abrigo, para que esa brisilla del atardecer no nos atrape desprevenidos. Mientras tanto en la pequeña isla de Formentera el clima se vuelve agradable y no tan pesado como durante el verano. ¿Lo mejor? Que Formentera en otoño es la isla ideal: a buen precio y con una temperatura perfecta. De hecho, mucha gente se espera a los primeros meses de otoño apra visitar la pequeña pitiusa, ya que, al haber mucha más oferta a buen precio en alojamientos y demás, hay más donde elegir. Además las aglomeraciones desaparecen totalmente, lo que significa más tranquilidad a la hora de pasear y visitar los lugares de la isla, así como más tranquilidad en las carreteras debido al escaso tráfico, además de un mejor clima para poder aguantar bien moverse en bicicleta por toda la isla. En las playas también se nota la diferencia respecto al verano, ya que uno puede acudir a la hora que quiera y encontrar sitio de sobra para colocar la toalla, algo casi imposible en verano. Los amantes de la mar también estarán encantados, ya que el agua, cristalina como siempre, sigue estando a una temperatura ideal para disfrutarla, además de poder seguir haciendo actividades de submarinismo y snorkel sin problema. Por último, los que quieran descubrir la gastronomía de la isla también lo tendrán fácil, ya que a pesar de que muchos locales famosos cierran después de la temporada alta durante el verano, muchos otros quedan abiertos, y debido a la bajada en volumen de turistas es mucho más sencillo tener una mesa para disfrutar de la mejor gastronomía de Formentera, acompañados de buenas vistas y buen ambiente.  
Please follow and like us: