Uno de los lugares más misteriosos de Ibiza es el islote Es Vedrà. Esta enorme roca situada en la cala d’Hort ha servido de inspiración para lugareños y turistas a lo largo de los años para contar historias tan fantásticas como increíbles. Alquilar un coche en Ibiza para ir hasta el islote es de las opciones más habituales entre muchos turistas, sobretodo aquellos que quieren experimentar de cerca la leyenda del islote, del cual se cuenta que emanan energías místicas que rodean la isla de Ibiza en forma de campo protector. Muchos de los lugareños afirman que pasar el día cerca del islote limpia energías negativas del cuerpo y te llena de positividad y una sensación de relajación. Es Vedrà forma parte del conocido como Triángulo del Silencio, junto con el Peñón de Ifach en Alicante y Sóller en Mallorca. Al igual que el situado en las Bermudas, este triángulo ha sido lugar de hechos misteriosos e inexplicables, como avistamientos de Ovnis y luces misteriosas subacuáticas. En 1979 fue el escenario del famoso Caso Manises, uno de los avistamientos de ovnis más importantes de nuestro país, en el cual un avión que viajaba desde Mallorca se vió acosado por un objeto volador no identificado. El testimonio de todos los pasajeros coincidió con que habían visto una fuerte luz dar vueltas alrededor del avión antes de desaparecer entre las nubes, y el piloto perdió momentáneamente el control de la nave, además de perder por completo todos los indicadores. El avión se vió obligado a hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Valencia, y justamente dió la casualidad de que el fenómeno tuvo lugar cuando el avión sobrevolaba Es Vedrà. ¿Casualidad? Por otro lado muchos marineros de la isla afirman haber visto en múltiples ocasiones potentes luces subacuáticas cerca del islote, lo que ha llevado a pensar a muchos que Es Vedrà es en realidad una especie de base submarina extraterrestre o alguna clase de portal de paso para las naves alienígenas. ¿Te atreves a descubrirlo de cerca?  
Please follow and like us: